WORLD OF WARCRAFT: VOL’JIN: SOMBRAS DE LA HORDA

Vol'jin

Los asesinos del Jefe de Guerra Garrosh atacan a Vol’jin, dejándolo a las puertas de la muerte. Pero el destino sonríe al herido líder de los Lanza Negra cuando el famoso maestro cervecero Chen Cerveza de Trueno lo salva y lo transporta a un monasterio aislado en la montaña. Allí, Vol’jin lidia con antiguos rencores aún vigentes entre la Alianza y la Horda mientras lucha por recuperarse junto a un misterioso soldado humano.

Vol’jin se verá envuelto en la invasión de Pandaria de los Zandalari, unos trols  a los que mueven sueños de conquista y poder. Esta antigua tribu ofrece a Vol’jin la posibilidad de conseguir la gloria que pertenece a todos los trols por derecho natural… Una oferta que resulta aún más tentadora tras la evidente traición de Garrosh.

Autor: Michael A. Stackpole

Traductor: Raúl Sastre

Editorial: Panini Books

ISBN:  978-84-9024-483-8 

Entrevista a Craig Thompson: Blankets

CRAIG thompsonEsta entrevista la realicé en 2004 con motivo de la publicación de Blankets.

1-   Tengo entendido que trabajas como diseñador por cuenta propia. ¿Puedes hablar al público español sobre tu carrera en este campo? ¿Cómo empezaste? ¿Qué trabajos has hecho?

En realidad, he trabajado principalmente como ilustrador por cuenta propia. Mi último trabajo a jornada completa fue como diseñador gráfico. Trabajé en un periódico, luego en una empresa de publicidad, y por último en Dark Horse comics diseñando logos, libros, las cajas de los muñequitos, etc… Acabé desarrollando una tendinitis debido a que trabajaba todo el día delante de un ordenador y a que  dibujaba mis cómics por la noche. Al final, tuve que dimitir del trabajo en Dark Horse y dejar de dibujar completamente durante tres meses. Después de recuperarme, empecé a trabajar otra vez haciendo de vez en cuando trabajos de ilustración – para periódicos y revistas para niños y antologías de cómics –. La verdad es que he tenido la suficiente suerte como para ganarme la vida (aunque no es que sea rico precisamente), y no volver nunca a tener un  trabajo a jornada completa. Durante los cinco últimos años, mi principal jefe ha sido la revista NICKELODEON que publica un inserto de cómics para niños en cada número. Mi website <www.dootdootgarden.com> también presenta un pequeño muestrario de mis diversos trabajos de ilustración.

2-   Ya que hablas de tus empleos anteriores. Creo que llegaste a trabajar en varios trabajos-basura antes de llegar a la ilustración. ¿Qué nos puedes contar de ese período de tu vida? ¿Cómo te sentías?

Primero trabajé como repartidor en un periódico. Yo conducía una furgoneta de reparto enorme y repartía periódicos atrasados. En la central había un tablón de anuncios enorme en el que a menudo dibujaba cosas, y, de algún modo, eso me llevó a que me promocionaran al departamento de diseño, en donde aprendí los programas de ordenador básicos de diseño y a recortar anuncios y clasificados. Esto sucedió cuando todavía vivía con mis padres.  Poco después, me mudé a Milwaukee y lo único que pude encontrar allí fue una serie de trabajos asquerosos. Trabajé en una tienda de bocadillos haciendo sandwiches por el día y telemarketing – llamando por teléfono – por las noches. Al mediodía, tenía un par de horas libres en las cuales garabateaba en mis cuadernos de bocetos. Después me mudé a Portland, Oregon, primero trabajé en la sección de ferretería de un supermercado y luego como almacenero preparando cajas de CDs en un almacén de distribución de música. Durante todo este tiempo, me sentía fatal, pero nunca llegué aceptar que esos trabajos me definieran como persona. Mientras rellenaba baldas o hacía llamadas telefónicas o untaba bocadillos con queso, siempre me decía a mí mismo que yo era un dibujante.

3- Hablemos entonces de cómo empezaste a tu carrera de dibujante. Como muchos autores independientes americanos empezaste dibujando minicomics. ¿Qué tipo de historias contabas en esas historietas primerizas?

Eran historias que dibujaba como regalos para mis amigos, a menudo trataban sobre temas dulces e íntimos o consistían sencillamente humor de brocha gorda. Siempre le daba a alguien el dibujo original como regalo, aunque antes fotocopiaba las páginas para enviarlas por correo a los amigos como si fueran postales de regalo. Chunky Rice apareció primero en estos minicómics. Pero estas historias las improvisaba sobre la marcha y se puede prescindir de ellas perfectamente.

4- No te ganas la vida dibujando cómics, ¿haces cómics por la necesidad de expresar algo?

Esta situación ha cambiado de repente con el lanzamiento de BLANKETS. El libro me está dando el suficiente dinero en royalties como para pagar las facturas por un tiempo, y me sirve como avance para comenzar con el siguiente cómic. Pero, en general, he tomado la decisión de dedicarme a la parte artística y personal del cómic en sacrificio de la parte lucrativa y comercial. En América, lo que venden son los superhéroes, y no tengo ningún interés en ese género. El éxito de BLANKETS da a entender que la industria demanda voces más individuales, pero aún no compensa el tiempo que lleva hacer un cómic con lo que reporta económicamente. Básicamente, puedo ganar tanto por una ilustración normal y corriente para una revista, como por un todo un cómic de 22 páginas.

5- Aquí pasa algo parecido, poca gente puede vivir del cómic única y exclusivamente. Siguiendo con tu carrera en el mundo del cómic: ¿Cómo entraste en contacto con Top Shelf?

Brett Warnock se topó por casualidad con uno de mis minicómics cuando yo aún vivía en Wisconsin y me envió una carta para invitarme a participar en una antología de Top Shelf. Sólo había salido un número de esa antología por aquel entonces, y dicha antología era un cajón desastre de obras buenas y mediocres. Me quedé con su número, y cuando me mudé a Portland, le llamé (ya que era nuevo en la ciudad y no conocía a nadie9. Empezamos a salir por ahí, y colaboraba sin cobrar un duro fotocopiando y grapando los cómics de otra gente. Descubrió a CHUNKY RICE en mi mesa de dibujo, y me propuso publicarlo como una de las primera novelas gráficas de  Top Shelf. Al mismo tiempo, se alió con Chris Staros de Georgia, expandiendo el radio de acción de la empresa. En los siguientes años, aparte del lanzamiento de Chunky Rice, pude ser testigo de cómo Top Shelf  se expandía y dejaba de ser una especie de cadena de fotocopias que pasaban de mano en mano a convertirse en un editor alternativo de verdad con una amplia línea de títulos.

6- Ahora que comentas lo de Chunky Rice, creo que andabas haciendo algunas historias autobiográficas y que utilizabas a Chunky Rice como una manera de unir las diferentes historias, Brett Warnock lo vio y te pidió hacer una historia con el personaje…

Exacto. Tras mudarme a Portland, empecé a dibujar cómics bastante personales que protagonizaban amigos míos de mi ciudad natal. Las iba a recopilar en un minicómic, y pretendía unir todas la s historias de el cómic con esta historia graciosa con una bonita tortuguita como protagonista. Brett Warnock creía que las historias personales eran demasiado personales (que la gente de fuera de mi pequeño círculo de amigos no las iba a entender) así que me sugirió que convirtiera CHUNKY RICE en una historia larga que iba a publicar con gusto.

7- Centrémonos ahora en Blankets, la obra que te ha consagrado. Creo que una de tus principales influencias en Blankets fueron los cómics franceses de la L´association.

BLANKETS está influenciado en parte por David B., Baudoin,

Trondheim, Blutch, Sfar… por nombrar a unos cuantos – en general, por todos los dibujantes de L’association. Descubrir sus obras, aproximadamente al mismo tiempo que se lanzó aquella antología enorme del 2000, fue toda una revelación acerca de la variedad de temáticas y estilos que pueden ser utilizados en los cómics. Descubrí la temática  autobiográfica, la expresividad de las líneas, la riqueza, e incluso la sensualidad (especialmente en el caso de Baudoin) que puede haber en una página de cómic. La verdad es que tanto la L’ascension du Haut Mal y Piero se centran en historias de hermanos. Y me confieso admirador de Baudoin y Blutch, que son dos dibujantes excelentes. Sfar y Trondheim tienen un aire juguetón y una vitalidad que yo me esfuerzo en conseguir.

8- ¿Cuánto tiempo te llevó finalizar Blankets?

Tres años y medio. Un año me llevó escribir el guión. Dos años el dibujo definitivo. Y otros seis meses escanear, abocetar y diseñar el tomo. Obviamente, también estaba trabajando como ilustrador por cuenta propia durante todo ese tiempo, así que Blankets era una tarea a tiempo parcial.

9- ¿Tenías toda la historia en tu cabeza o improvisabas por el camino?

El 95% de la historia estaba escrita y con los bocetos hechos, antes de meterme con el dibujo definitivo. Sin embargo, el último capítulo estaba sin escribir hasta que llegué a ese momento de la obra.

10- Así que haces bocetos de todo y lo escaneas. ¿Cuál es el tamaño del dibujo original de Blankets?

Hice bocetos bastante detallados de todo. Con mi siguiente obra, dedicaré menos tiempo a realizar unos dibujos preliminares tan “elaborados”. El dibujo definitivo se hizo sobre un papel de 23 x 30 cm – con la intención expresa de que cupiese en mi escanner. Y escanear 600 páginas acabó consumiendo más tiempo de lo que esperaba.

11- ¿Es Blankets una autobiografía? Te pregunto esto porque he oído en algún sitio que no incluiste a tu hermana en Blankets, ¿por qué?

Evito denominar BLANKETS como una autobiografía por esa misma razón. Casi todo lo que aparece en la historia ha sucedido realmente, pero acabé quitando tantos detalles de mi vida para condensar la narración que ya no parece un relato fidedigno de los hechos de mi vida. El mayor detalle que quité, por supuesto, fue a mi hermana, en parte porque quería modificar lo concerniente a mi familia para proteger su privacidad. Al final, la verdad es que la obra refleja a mi familia hasta un nivel de detalle bastante incómodo. Pero tampoco vi una gran necesidad de que apareciera mi hermana en la narración, y como no quería relegarla a ser un detalle de fondo… acabé quitándola completamente de la historia.

12- ¿Qué piensa tu familia de Blankets?

A mis dos hermanos les encanta. Pero a mis padres en un principio les enfadó. Se cuestionaban mi derecho a contar nuestras vidas íntimas en público, y encontraban las implicaciones religiosas del libro casi satánicas. Dicen que “demuestra la existencia del Diablo.” Pasado un tiempo, aceptaron mi decisión y mi necesidad de contar mi propia historia, pero su actitud respecto al tema de mi abandono del cristianismo por mi parte les sigue cabreando.

13- Utilizas una narración con muchas capas: hay un buen número de significados superpuestos, el invierno y el deshielo reflejan tu propia evolución personal actuando como símbolos. Todos los elementos narrativos se utilizan con una intención, intentando crear una atmósfera. Creo que Blankets más que tener un argumento al uso se parece más a un poema o una canción.

Así es. Tanto en BLANKETS como en CHUNKY RICE intentaba capturar una experiencia emocional, más que un argumento complejo. La estructura narrativa tradicional me aburre, ya que no es la forma en que la vida real funciona, y los cómics, en particular, son conocidos por sus argumentos llenos de acción y su contenido melodramático con explosiones y superhéroes. Quería crear cómics que conmovieran a lector como lo hace una canción –y por descontado, me he preocupado más de describir la experiencia de un copo de nieve cayendo que de crear un argumento épico.

14– Uno de los principales asuntos tratados en Blankets es el tema de la comunicación o de la falta de ella, ¿es este aspecto una preocupación personal?

Sí. Lucho constantemente por comunicarme. Todo el mundo lo hace. Yo fui un chico tímido aislado que creció en una ciudad pequeña rural en una familia nada comunicativa. Mi madre se quedaba callada y encerrada en sí misma a la menor señal de “discusión” y mi padre estaba convencido de tener la razón absoluta. No había debate, ya que sino se enfadaba. Más allá de esto, la sociedad moderna/americana es tan ridículamente superficial que todos los artistas intentan romper esas barreras y comunicarse de una manera real.

15- Otro tema recurrente en la obra es el de la religión, ¿crees que la religión puede destrozar la capacidad de razonar de la gente?

Sí. Principalmente cuando va más allá de la espiritualidad y de la experiencia personal y se impone a los demás. Y cuando no permite cierta flexibilidad. Y cuando se olvida de las preocupaciones del mundo real por un plano invisible tras la muerte. Me refiero al fundamentalismo. Las bases de la mayoría de las religiones – vivir con rectitud y hacer el bien a los demás – son algo noble, pero esto se ve tapado por la actitud avariciosa y punitiva de sus instituciones. A nivel individual, es importante luchar por ser mejor uno mismo y vivir sin hacer daño a nadie y de una manera productiva en el mundo, pero tenemos que aceptar también nuestros fallos como seres humanos, y la diversidad de la cultura y experiencia humanas.

16- Creo que Blankets es la historia de un chico que no encaja e intenta encontrar su lugar en el mundo,¿lo has encontrado?

También es una historia sobre aceptarse a uno mismo, que es donde la sensación de pertenecer a un sitio se origina. Cada vez estoy más cómodo conmigo mismo, estoy aprendiendo a abandonar mi autodesprecio, y descubro gradualmente una sensación de pertenecer a algún lugar. “Vayas donde vayas, ahí estás.” Así que el primer paso es aceptarse a uno mismo.

17-  ¿Lo que cuentas sobre los abusos sexuales es algo que te sucedió realmente?

Abusaron de mí cuando era niño, pero creo que ésa es una experiencia bastante universal. Casi todo el mundo se ha enfrentado a algún tipo de abuso o trauma sexual. Mi caso parece algo muy insignificante en comparación, pero aun así afecta a la percepción de mí mismo y de mi sexualidad. Aunque creo que los efectos permanentes del cristianismo me han hecho más daño, en realidad, a nivel sexual. Y esa experiencia tan común en la infancia con los chulos de la clase, que te peguen de niño – crea recuerdos más traumáticos

18- ¿Qué escritores, diseñadores y artistas de fuera del ámbito del cómic te han influenciado?

Así que me vengan a la cabeza ahora, Vladymir Nabokov es  mi autor favorito. Elaine Pagels es mi teóloga favorita. Me encantan los grabados de Eric Gill, las ilustraciones de Taro Yashima, el carácter juguetón de el Dr. Seuss y los teleñecos. Wim Wenders ha sido mi director favorito por mucho tiempo. La verdad es que me inspiro es muchas y diversas fuentes.

19- ¿Cuál es tu próximo proyecto en el campo del cómic?

Uno que se desarrolla en una especie de Oriente Medio y es una historia de amor entre dos niños esclavos. Obviamente, sé que estoy pisando un terreno resbaladizo, pero es una historia de ficción y no intento documentar la política o la historia de la región, mas bien se basa ligeramente en el Arte y culturas islámicas, la caligrafía arábiga, los cuentos tradicionales árabes (como las 1000 y una noches), el imperio Otomano, y temas como la crisis y escasez del agua en el Oriente Medio. Espero que sea más corto que Blankets, unas 300 páginas, pero más denso y fantástico.

20- Blankets ha vendido muchos ejemplares en librerías pero no tanto en tiendas de cómics, quizá se deba a que algo está cambiando. ¿Ha llegado Blankets a un público que está realmente ahí fuera, al que los cómics nunca se dirigen?

Los cómics americanos aún siguen encasillados en los superhéroes negando la existencia de un montón de géneros y temáticas que puede que despierten el interés del público lector. Los videojuegos dominan hoy en día el territorio de las fantasías de poder preadolescentes, así que es el momento de que el cómic dé un paso hacia adelante. Las novelas gráficas dan ciertamente al dibujante más libertad y espacio para contar historias personales o grandes relatos épicos, es decir, para contar historias con un ritmo de novela. Muchos de mis lectores me dicen que no habían leído un cómic antes de Blankets. Una chica me confesó que besó el libro al encontrárselo en una librería, simplemente por su atractivo como objeto. Un lector medio puede coger una novela gráfica y comprender inmediatamente el tiempo y cariño que se ha puesto en esa creación. Pueden seguir las líneas del lápiz del dibujante como si fueran una carta escrita a mano. El medio en sí mismo tiene un gran potencial. Ahora depende de los dibujantes contar historias que los demás quieran leer.

21- Y para acabar, háblanos de un par de proyectos que recientemente han sido anunciados por Top Shelf, un CD con la banda sonora de Blankets y un cuaderno de viajes.

La banda sonora saldrá este verano. Es una obra casi toda compuesta de música instrumental inspirada en Blankets. Ha sido creada por un grupo de Portland llamado TRACKER. Es un trabajo atmosférico, muy bonito. He hecho algunos dibujos nuevos para el CD. La música se inspira en la novela gráfica y mis nuevos dibujos están inspirados por la música. El grupo saldrá de gira este verano, puede que vaya con ellos.

Por otro lado, el cuaderno de viaje ¡aún no existe! Voy a llevar un meticuloso diario en forma de cómic mientras esté viajando por Europa y Marruecos esta primavera… ¡Y Top Shelf ya me ha propuesto que lo publique con ellos! De hecho, lo han programado para sacarlo en verano, aunque ni siquiera lo he empezado. Es como tener deberes que hacer durante las vacaciones… pero es un proyecto que me entusiasma. Se titulará CARNET DE VOYAGE (Cuaderno de Viaje).

21 preguntas en total, creo que ya es suficiente. Ha sido un placer.

Encantado.